Triumph Speed Triple Endurance

La Triumph Speed Triple Endurance, o más conocida como la Triumph de Berti, fue un encargo de nuestro russellrider Alberto Román, miembro del club y compañero de algún que otro viaje.

Berti quería que le sorprendiéramos y creo que lo conseguimos, a juzgar por su cara el día que se la destapamos en el Motoweekend Gijón 2016.

La moto era un desastre cuando nos la trajo. Un amigo suyo se cayó con ella y venía medio destrozada, con un arrastrón importante, alguna tapa de motor rascada y todos los plásticos rotos. Además llevaba varios años parada.

Lo primero que hicimos, como siempre, fue desmontarla para evaluar los daños y empezar a plantear el proyecto: una moto inspirada en las motos de resistencia de los 80.

Empezamos modificando el subchasis, rehaciéndolo por completo para dar un apoyo más elevado al nuevo colín tipo endurance que habíamos elegido. Dentro del colín tenía que ir la batería, con lo que tuvimos que crear un sitio en el subchasis para alojarla.

Conservamos el depósito original, que no tenía ningún golpe, y nos decidimos por un semicarenado muy vintage y una cúpula tranparente.

Colín y semicarenado de Fiberbike.

El radiador de aceite lo colocamos en la parte frontal, debajo de los faros, para mejorar la refrigeración y darle también un aspecto más agresivo al conjunto.

Tanto los faros delanteros como los pilotos traseros son dobles, manteniendo el espíritu Speed Triple de las Triumph, asi como ese rollo Endurance.

Asiento dos piezas en cuero perforado negro.

En cuanto a los colores, quisimos mantener el verde tan característico y que hizo tan famosas a estas motos, añadiendo también el blanco y el negro. Como siempre, una vez que tuvimos claro el diseño se lo trasladamos a Ramón, de Carrocerías Llanera. Nuestro pintor de confianza.

Para rematar con los vinilos, colocamos nuestra marca en la parte central de la moto y las marcas publicitarias en el semicarenado, terminando de dar el toque racing. En el colín el número siete, en homenaje a Raúl el del Real Madrid, ídolo de nuestro amigo Berti. Por último, en el depósito, una frase que el dueño de la moto tiene tatuada en la pierna y que dice: «Lo que ves es lo que hay»

No hay mejor frase para acabar.

 

Leave your thought

Login

Contraseña perdida?